EL GIGANTE DE OJOS AZULES

'EL GIGANTE DE OJOS AZULES '


Por Juan Carlos Baglieto

Un gigante de ojos azules 
amaba a una mujer pequeña 
que su sueño era una casita 
pequeña como para ella 
que tuviera en su frente un jardín 
un jardín con madreselvas. 

Un gigante de ojos azules 
amaba a una mujer pequeña 
que muy pronto ya se ha cansado 
de tan desmesurada empresa 
que no terminaba en jardines 
jardines con madreselvas. 

Adiós ojos azules, dijo, 
Y con gracia muy voltereta 
del brazo de un enano rico 
entró en la casita pequeña 
que en el frente tenía un jardín 
un jardín con madreselvas. 

El gigante comprende ahora 
que amores de tanta grandeza 
no caben ni siquiera muertos 
en esas casas de muñecas 
que en el frente tienen jardines 
jardines con madreselvas.
Publicar un comentario