EL PUENTE

El puente

Anabella Muñoz 

Final del formulario
El dolor puede convertirse en nuestro peor enemigo. Luchamos para ir en contra de este sentimiento. Y en muchísimas ocasiones tratamos de ignorarlo. Pero el dolor tiene peso, y del bueno. Es difícil caminar con él a cuestas, sin embargo se manifiesta de cualquier forma: con la pérdida de un ser querido, con la pérdida de nuestros bienes, con la pérdida de nuestra salud, con la pérdida de nuestra paz, si como dije antes, la paz, que es la que nos permite tener cierto equilibrio emocional.
Porque el dolor me lleva a la incapacidad de reflexionar, a la depresión, y a la impotencia para resolver los problemas. Bueno no me quiero perder en tanta vuelta, resulta ser que las personas que no resuelven, mejor perecen y ¿Cómo? Pues con el suicidio.
El suicidio, Bendito suicidio, manera de resolver lo que no se resuelve. Y bueno, con navaja, pues me aterra la sangre. Con pastillas, me desagrada el tragar una a una y luego sufrir el malestar. Con pistola ¿En dónde encuentro una? Y colgarme no tengo de dónde. La situación es que mejor me tiro del puente. Y entre el puente y el suelo está Dios como decía Santa Teresa de Jesús.
Y así sucede, te acercas al puente, te lanzas y asunto acabado.
Pero una amiga, que tiene cierta percepción, me contó que un amigo le aconsejó que cada vez que pasara por el puente del incienso, rezara un Padre Nuestro (Mateo 6:9.15) y fatal para ella.
Iba en su automóvil y cuando se acercaba al puente, recordó lo del Padre Nuestro e inmediatamente lo empezó a rezar. Padre Nuestro que estás en los cielos (Mateo 6,9) y escuchó un lamento. Santificado sea tu nombre (Mateo 6,9) y el lamento sucedió a otros más. Venga a nosotros la paz de tu reino (Mateo 6.10) Y sintió vibrar su corazón, porque su vehículo se llenó de una fuerza inimaginable, de dolor, de tristeza y de agonía. Hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo (Mateo 6,10) y dio gracias a Dios porque había finalizado el paso por el puente.


Publicar un comentario